Derechos de la niñez y tecnología

Estamos celebrando los 30 años de la Convención de los Derechos de la Niñez. Cuando esta convención nacía, Internet también daba sus primeros pasos. Hoy, podemos afirmar que Internet ha cambiado la oportunidad, la escala, el alcance, la forma y el impacto de nuestras relaciones en el mundo. Este breve ensayo tiene como propósito reflexionar sobre los Derechos de la Niñez en la era de Internet.

Las tecnologías traen enormes oportunidades a todos, incluyendo a los niños, niñas y jóvenes.  Oportunidad de acceso a una gran cantidad de información, oportunidad de aprender, conocer otros mundos, comunicar, participar, etc. Sin embargo, también puede traer varias amenazas que comprometen la seguridad de los niños y niñas, tanto en línea como fuera de ella.

Cuando hablamos de derechos humanos de la niñez en esta sociedad donde las tecnologías son parte de nuestra vida, ¿de qué debemos ser conscientes si queremos proteger y garantizar sus derechos? Veamos algunos de los derechos que contempla la Convención, a la luz del uso y el empleo de las tecnologías.

1.Derecho a la privacidad

El artículo 16 de la Convención establece que: “Ningún niño será objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia ni de ataques ilegales a su honra y a su reputación.”

Los e-derechos de la infancia en Internet, propuestos por Unicef en 2004, plantean que los niñas y niñas tienen:

  • Derecho a no revelar sus datos personales y, en su caso, a conocer y a controlar el uso que se hace de ellos.
  • Derecho a que nadie vulnere su honor, su reputación o su dignidad en la Red.

Frente a su derecho de privacidad, a través del uso abusivo de las tecnologías, los niños pueden estar sufriendo una sobreexposición pública.

A través del sharenting, los padres son los primeros en no respetar el derecho a la vida privada de sus hijos e hijas. El término es una asociación en el idioma inglés que une 2 palabras: “share”, compartir, con “parenting”, crianza. Una investigación realizada por Pew Internet encontró que, en los Estados Unidos, el 92% de los menores de dos años tienen presencia en las redes y un tercio debuta con su primera publicación antes de culminar el primer día de vida, a través de las redes sociales de sus padres, que publican fotos y videos de sus hijos. (https://www.pewresearch.org/internet/2015/07/16/parents-and-social-media/)

Es importante recordar que la privacidad es un derecho de los niños, así como su identidad en línea, que, a medida que crezcan, la irán construyendo y, por lo tanto, debe ser definida por ellos y no por sus padres. Además, compartir de manera indiscriminada imágenes y videos de sus hijos e hijas puede resultar peligrosa y dejarlos vulnerables frente a diversas situaciones que les puede causar daño, hoy o en el futuro.

En el marco de la  Red Global de Protección de la Privacidad (Global Privacy Enforcement Network (GPEN), agencias de protección de datos de 29 países y organizaciones supranacionales de todo el mundo realizaron en 2015 un estudio sobre la seguridad y privacidad de las páginas y aplicaciones móviles enfocadas a niños, cuyos resultados son bastante inquietantes. Entre las conclusiones más destacadas encontraron con que casi la mitad de los programas y páginas analizados presentan algún aspecto preocupante relacionado con el tratamiento de los datos personales del menor, la naturaleza de los mismos y cómo los comparten con terceros.

La investigación encontró que el 67% de las apps y webs recopila datos personales como nombres y direcciones de correo electrónico de sus usuarios y la mitad comparte dichos datos con terceros, sobre todo con empresas del sector publicitario. En algunos casos, incluso, se solicita al niño que introduzca su número de teléfono (el 22% de las veces) o se les incita a compartir contenidos de vídeo o fotografía (el 23% de las veces) sin demasiado control ni conocimiento sobre qué se hará luego con esta información (Fuente: https://www.xatakamovil.com/aplicaciones/las-aplicaciones-para-ninos-mantienen-adecuadamente-su-privacidad y https://www.abc.es/tecnologia/20150929/abci-ninos-privacidad-201509282146.html). Con el propósito de vender, muchas empresas creadoras de aplicaciones y juegos digitales infantiles pueden estar sustrayendo datos personales de niños y niñas sin autorización.

Los niños y niñas tampoco tienen conciencia de la importancia de la privacidad y sobreexponen sus vidas a través de las redes sociales: fotos, videos, gustos, amistades, estados de ánimo, paseos y todo tipo de contenido sobre su vida privada construyen poco a poco su identidad en la Red. No tienen conciencia de la huella digital que dejan, que es, hoy por hoy, casi imborrable. Muchas publicaciones que parecen inofensivas y graciosas pueden afectar negativamente su reputación y su honor. Aunque algunas investigaciones en ámbitos internacionales, incluso algunos estudios que he realizado con jóvenes en Nicaragua y en la región, apuntan que los jóvenes tienen cierta preocupación y algunos cuidados con su privacidad, la realidad es que la tendencia a sobreexposición pública sigue vigente.

2.Derecho al acceso y uso de Internet para la información, la comunicación, la educación, la cultura, el ocio y la participación en la sociedad

En el Artículo 13, la Convención establece que: “El niño tendrá derecho a la libertad de expresión; ese derecho incluirá la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de todo tipo, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o impresas, en forma artística o por cualquier otro medio elegido por el niño.”

A lo largo de los últimos dos años, he acompañado un programa educativo de integración de las TIC en los procesos de enseñanza y aprendizaje de un colegio de Managua.  Al finalizar este año académico, preguntamos a los estudiantes cuáles consideraban que eran los beneficios del uso de los recursos tecnológicos educativos en sus clases. Uno de los más mencionados y valorados por los jóvenes fue el acceso a una variedad de información sobre cada tema de estudio, para aprender más, buscar respuestas, profundizar en los temas de su interés.

Ellos y ellas tienen el derecho de acceder a este mundo infinito de información, y también de tener una educación que oriente adecuadamente sobre cómo filtrar información, analizarla de manera crítica, leer entre líneas, decodificar los contenidos, saber diferenciar entre información confiable o no, saber tratar y compartir la información de una manera crítica, ética, responsable. La falta de acceso y de conocimiento sobre cómo utilizar adecuadamente la tecnología para informarse, comunicarse, participar, es considerada, entonces, una violación a sus derechos.

3. Derecho a la protección contra cualquier tipo de abuso físico o mental

Los e-derechos de la infancia en Internet, también nos recuerda que los niñas y niñas tienen:

  • Derecho a ser tratado/a con respeto siempre, sin discriminación y sin distinción de etnia, sexo, ideología o cualquier otra condición personal.
  • Derecho a denunciar y contar con ayuda en las situaciones que sean violentas o desagradables.
  • Derecho a ser protegido/a frente a los contenidos y personas potencialmente nocivos, así como a ser instruido/a en relación a las pautas básicas de autoprotección en la Red.

Según los expertos, en su entorno en línea, los riesgos a los que se enfrentan los niños, niñas y adolescentes pueden dividirse en tres categorías:

Riesgos de contenido: Cuando está expuesto a un contenido no deseado e inapropiado. Esto puede incluir imágenes sexuales, pornográficas y violentas; algunas formas de publicidad; material racista, discriminatorio o de odio; y sitios web que defienden conductas poco saludables o peligrosas, como autolesiones, suicidio y anorexia.

Riesgos de contacto: Cuando un niño participa en una comunicación arriesgada, como por ejemplo con un adulto que busca contacto inapropiado o se dirige a un niño para fines sexuales, conocido como Grooming.

Riesgos de conducta: Cuando un niño se comporta de una manera que contribuye a que se produzca un contenido o contacto riesgoso. Esto puede incluir que los niños escriban o elaboren materiales odiosos sobre otros niños (Bullying), inciten al racismo o publiquen o distribuyan imágenes sexuales, incluido el material que ellos mismos produjeron (Sexting). (Fuente: Unicef – El Estado Mundial de la Infancia 2017 – Niños en un mundo digital – https://www.unicef.es/sites/unicef.es/files/comunicacion/estado-mundial-infancia-2017.pdf)

Según el informe de UNICEF – El Estado Mundial de la Infancia 2017, “las investigaciones indican que los niños que son más vulnerables fuera de línea son también más vulnerables en línea: las niñas en general, los niños de hogares pobres, los niños que viven en comunidades con altos niveles de tolerancia a la violencia y el abuso sexual, los niños que no asisten a la escuela, los niños con discapacidades, los niños que sufren depresión o problemas de salud mental y los niños de grupos marginados.”

Si Internet fuera una ciudad, explicaríamos a los niños dónde ir y dónde no ir, que hay lugares seguros y lugares peligrosos, que hay lugares adecuados para su edad y sus intereses. En el mundo físico, les acompañamos, les orientamos y les protegemos. Sabemos dónde van y con quién, sabemos qué películas ven cuando van al cine y, por supuesto, vigilamos con quién hablan y de qué hablan. Sin embargo, cuando navegan por Internet, solemos dejarles que vayan y averigüen todo solos.

¿Quiénes son los responsables para garantizar los derechos de los niños y niñas en Internet?

Todos nosotros. Los padres y madres de familia, la escuela, el sector público, las organizaciones internacionales para la gobernanza de Internet, los legisladores, los profesionales de la educación, el sector privado.

Debemos protegerlos:

  • creando y estableciendo mecanismos de protección,
  • promoviendo normas y prácticas éticas que protejan y beneficien a los niños en línea,
  • creando y estableciendo políticas y protocolos, a diferentes niveles, de uso, protección y actuación frente a situaciones de vulnerabilidad de sus derechos.

Debemos empoderarlos:

  • enseñándoles y sensibilizándoles sobre los peligros o riesgos que existen en Internet,
  • enseñándoles estrategias para autorregulación en el uso de las TIC porque la adición es un riesgo,
  • enseñándoles a ser críticos con la información a que tienen acceso, a leer entre líneas, a ser responsables y cuidadosos con las comunicaciones que establecen,
  • convirtiéndoles en usuarios de la web seguros y con confianza en sí mismos.

La tecnología está presente en la sociedad actual. Es una realidad. El reto es que, de manera individual y colectiva, asumamos el compromiso de seguir garantizando los derechos de niños, niñas y adolescentes desde todos los espacios, incluidos los espacios digitales.


Crédito foto: Vidmir Raic – pixabay.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s