¿Por qué es importante pensar sobre nuestro aprendizaje?

Para aprender tenemos que pensar sobre cómo aprendemos, ser críticos e identificar nuestras ideas, dificultades y logros. Es decir, “tomar conciencia del proceso de pensamiento que estamos llevando a cabo, planificando, ejecutarlo reflexionando sobre lo que estamos haciendo y evaluar el resultado” (Swartz et al., 2013, p. 104). En la medida que tomamos conciencia de lo que estamos aprendiendo y reflexionamos sobre ello, podemos autorregular nuestro aprendizaje, identificando los obstáculos para aprender y analizando cómo podemos lograrlo de manera eficaz.

Cuando enseñamos a nuestros estudiantes a pensar sobre cómo están aprendiendo y cómo están resolviendo las tareas cognitivas simples o complejas, estamos promoviendo su autonomía intelectual, enseñándoles a tener el control de su aprendizaje.

Este proceso de pensar sobre nuestro pensamiento y aprendizaje se denomina “Metacognición”.

¿Cómo enseñar a pensar sobre el pensamiento?

Para facilitar la comprensión de los niveles progresivos de metacognición, que ayudan a incorporar paulatinamente los hábitos del pensamiento eficaz, se puede utilizar un organizador gráfico, en forma de escalera, conocido como la “Escalera de la metacognición”.

Cada peldaño de la escalera está relacionado con diferentes niveles de metacognición. Veamos cuáles son:

Niveles_Metacognicion1

A través de preguntas reflexivas, logramos que nuestros estudiantes desarrollen procesos de metacognición. ¡No se logra en un día! Debe ser un ejercicio progresivo y sistemático, que va generando un hábito mental para contar con un pensamiento independiente y reflexivo.

Veamos algunas preguntas que pueden ayudar a promover este tipo de pensamiento en cada uno de los niveles de la escalera.

Niveles_Metacognicion2

¿Cuándo enseñar a pensar sobre el pensamiento?

En cada nuevo tema de estudio, se deben planificar momentos evaluativos que permitan que cada estudiante se haga preguntas sobre lo que está aprendiendo y cómo lo está haciendo. El cómo son las estrategias que van adoptando los estudiantes para aprender. No todo se aprende de la misma forma. No es lo mismo aprender a debatir que aprender a analizar procesos químicos. Son conocimientos diferentes que exigen estrategias diferentes de aprendizaje.

Se puede enseñar y habituar a los estudiantes que empleen la metacognición antes, durante y después de una actividad de aprendizaje.

Antes de una actividad, podemos sugerir que describan los procedimientos que van a seguir para realizar la tarea y todos los pormenores, como plazo, propósito, normas y criterios de calidad exigidos. Es importante que tengan claro el camino que pretenden recoger.

Durante la actividad, podemos invitar a que pongan en común sus avances, el proceso de pensamiento sobre cómo está resultando la implementación de las estrategias empleadas y qué ajustes debe hacer para resolver la tarea.

Después de la actividad, podemos invitar a los estudiantes a reflexionar sobre qué han aprendido, cómo han aprendido o realizado la tarea, qué pasos o procedimientos han realizado, qué pueden mejorar de este proceso, para qué les puede ser útil aprender lo que han aprendido, cómo pueden aplicar estos conocimientos en otros contextos o situaciones y cómo pueden mejorar la eficiencia de las estrategias empleadas.

Como se ha dicho, el docente debe reservar un tiempo especial de la clase para plantear preguntas y generar espacios de reflexión que promuevan de manera sistemática la metacognición.

Es aconsejable que estas reflexiones sean realizadas de manera individual, pero también colectivamente, lo que estimula la autoevaluación y la coevaluación entre iguales de las tareas que realizan y de los aprendizajes que van adquiriendo.

Se puede utilizar diferentes organizadores gráficos para ordenar las ideas y generar patrones de razonamiento metacognitivo. Les presento uno que puede ser muy útil, realizado por @creativateprimaria. Pueden descargarlo de https://www.teacherspayteachers.com/Product/ESCALERA-METACOGNICION-4184318

escalera-de-la-metacognicion

Lograr desarrollar un pensamiento eficaz, crítico, propositivo y creativo empieza ayudando a nuestros estudiantes a pensar sobre lo que saben, lo que han aprendido, cómo han aprendido y cómo pueden seguir aprendiendo.

 

Referencia bibliográfica:

Swartz, R. J., Costa, A. L., Beyer, B. K., Reagan, R. & Kallick, B. (2013). El aprendizaje basado en el pensamiento. Ediciones SM España.

2 comentarios sobre “¿Por qué es importante pensar sobre nuestro aprendizaje?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s